Rodando tranquilo.

Salta - 10/Junio - 4845 Km

Estos últimos días han sido muy tranquilos y agradables. La dureza del Paso San Francisco quedó atrás y comenzó una etapa fácil por la Ruta 40, en su mayor parte plano, asfaltado y sin viento en contra... Todo un lujo!!!
Por el camino he ido encontrando paisajes maravillosos y gente entrañable. Recuerdos amables de estos últimos días en Argentina.

Una de las primeras alegrías me la llevé por sorpresa al cortarme el pelo... al cero!! en Tinogasta. Tras una larga y agradable charla con el peluquero, lejos de cobrarme lo establecido al principio, me dijo que volviera por la tarde para charlar un poco. Esa tarde me regaló unos enormes racimos de uvas de su finca con los que se hacen los famosos vinos de altura de esta región. Las uvas que comí esa noche me permitieron disfrutar del delicioso sabor de la gratitud.

Al llegar a Belén coincidió que era el 25 de mayo: "Día de la Patria", con la que celebran la revolución que les llevó a la independencia de los españoles. En España somos un poco alérgicos a las banderas nacionales -salvo en los partidos de la selección-, pero aquí las adoran.
Tuve la suerte de compartir ese día con algunas personas con las que pude charlar durante horas mientras disfrutábamos del concurso de Mote -variedad del Locro- junto con otras joyas gastronómicas.
Ya con las pancitas llenas, pudimos disfrutar de espectáculos de baile a cargo de los niños del pueblo. Los padres y profesores ya pueden estar contentos porque los niños lo hicieron extraordinariamente bien!!
video

Si no era suficiente, el compañero gaucho y su mujer fueron a su casa y al volver me regalaron una Humita -pasta de choclo (maíz)- que tenían en su casa. Fue mi primera Humita y volví a disfrutar del mismo sabor de las uvas de mi peluquero.

Siguiendo mi camino por la Ruta 40 comencé a encontrar partes de ripio, algunas de ellas eran desvíos por obras. En un momento llegué a dudar si estaba en el buen camino, así que al ver a unos trabajadores de la carretera me acerqué a preguntar si ése era el camino correcto. Me respondieron que sí y que si había almorzado.... Pues no!!!! Del cielo me cayó un platazo calentito de espaguetis con carne!!! Carbohidratos y proteínas son la mejor gasolina para mi bici. Además, comer caliente es un lujo estos días que llevo sin hornillo/hornalla/quemador/... desde mitad del Paso San Francisco. La compañía de esas buenas personas fue el ingrediente final para hacer de ese almuerzo al sol, sentados en unas piedras del camino, un grato recuerdo que cargo en mi mochila... la que no pesa y está llena de las cosas importantes.

Después de unos días, llegué a Cafayate. Un alto obligado en el norte argentino. Ubicado en un valle a 1660 msnm, con días luminosos y calurosos, es famoso por sus vinos de las uvas de mayor altura creo que del mundo. Fue fácil dejarme llevar por sus Bodegas y aprender a disfrutar de ellos. Pero Cafayate tiene mucho más. Según se sale del pueblo hacia el norte se atraviesa la Quebrada de las Conchas, en donde el agua y el viento, repito: el viento!!, han moldeado caprichosas formas en las montañas rojas que contrastan fuertemente con el azul de su cielo y el verde de sus cardones. Ésa es la parte turística de la Quebrada, pero en lo profundo del valle, se han establecido comunidades de hippies que han decidido vivir de otra manera vendiendo sus artesanías. En España algunos les llamarían perroflautas. A alguien se le ocurrió que tener mascota, tocar un instrumento y no querer tener número de la seguridad social era un pecado digno del desprecio de parte de la sociedad. Para mí tienen un gran valor!!!


Por fin llegué a Salta, conocida como "Salta la linda". Linda por su arquitectura colonial que en muchas ocasiones me recordaba a la arquitectura de algunas zonas de Canarias. Todos estuvimos en el mismo saco durante mucho tiempo.


Tras varios días en Salta, toca planear mi marcha de Argentina. Quiero entrar a Bolivia por San Pedro de Atacama, Chile. Para llegar allí, tengo dos opciones. La primera es ir de Salta a S Antonio de los cobres a través de la Quebrada del Toro. Se sube de unos 1000 msnm a 4000, pero lo que más me importa es que la quebrada está orientada al noroeste, es decir, totalmente contra el viento!!! He mirado en Windguru y he preguntado a la  gente del hostel que han ido en excursión a S. Antonio y me han dicho que el viento ha sido muy fuerte. Además, en una quebrada -valle profundo- el viento se encarrila y va girando con la quebrada de tal forma que no te lo quitas de encima. Una vez superado S. Antonio vendría el Paso Sico, un renombrado y aislado paso por ripio -tierra- con unos 300 km cercanos a los 4000 msnm, dos pasos a unos 4500 m y casi sin coches. La segunda opción es subir más al norte y pasar por el Paso Jama, con 300 km por arriba de los 4000 msnm y dos pasos a unos 4800 m. La carretera está pavimentada y tiene tráfico. Su orientación no es tan directa contra el viento y podría pedir ayuda si las cosas se tuercen.
Esperaré al día antes de partir y decidiré según el viento. Sico es hermoso, Jama es más seguro... Al final la Naturaleza decidirá por mí.

PD: Suerte en Brasil para los campeones del mundo!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario