En Casita.

Volando hacia Tenerife - 13/agosto/2014

Al principio de este año aterricé en Ushuaia. Lo único que sabia es que no me quedaba otra posibilidad que pedalear hacia el norte. Mi objetivo era tratar de disfrutar de cada día. No sabia cuánto tiempo iba a viajar o por qué lugares iba a pasar. Además, no había entrenado nada. Confiaba en que lo principal para hacer un gran viaje -no confundir con largo- es desearlo, es tener curiosidad por descubrir.

Llevo 8 meses sin coche, sin tele.... SIN WASAP!!! En este tiempo he tenido dos camisetas de ciclista, unas botas, unos crocs, un pantalón desmontable, un plumas, dos cortavientos, una malla y camiseta de manga larga -mi pijama-, ropa interior, guantes, impermeable... y no me ha hecho falta más!!

A veces todos nos preguntamos qué necesitamos para ser feliz. Para mí, cierta cantidad de dinero es importante para asegurarme la tranquilidad de disponer de lo básico, aunque conozco personas que son capaces de tirar para delante sin pararse ante esta necesidad, pero no es mi caso. Sí tengo claro que es un engaño cuando escucho esos anuncios de la lotería que nos intentan convencer de que “no hay sueños baratos”. Nuestro mundo sofisticado y consumista en ocasiones trata de convencernos de que nuestras posesiones nos harán sentirnos mejor, pero resulta que, a veces, esas posesiones nos acaban convirtiendo en esclavos de los pagos, el mantenimiento y la protección de nuestros bienes. Incluso en esclavo del disfrute de esos bienes, y no de otros.

Creo que la felicidad tiene que ver con la alegría que te da saber que estás cumpliendo tus sueños. Hay grandes sueños, como tener hijos, o sueños más pequeños, como viajar unos meses, pero mientras tengas la ilusión y la determinación de perseguir tu sueño, estarás en el camino de la felicidad. Con momentos mejores y peores, pero estarás recorriendo ese camino marcado por ti.

Albert Casals dice en su libro 'Sin fronteras' que lo esencial para ser feliz es ser libres, siendo la libertad la capacidad de elegir nuestros propios objetivos. El zorro le reveló al Principito un importante secreto: 'no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos'.

El viaje a casa es largo: 22 h de autobús de Cusco a Lima, 12 h de avión de Lima a Madrid y 3 h más hasta Tenerife. Parto desde el frío nocturno cusqueño, con sus más de 3000 m de altitud, pasando por la niebla -garúa- de Lima, hasta llegar al calorcito de Canarias. En comparación con los países que he visitado, Canarias son unos diminutos puntitos en el mapa frente a Marruecos, pero esos puntitos son extraordinariamente hermosos y con un sentimiento de unidad.
Tras finalizar este viaje, mi sentimiento es de gratitud por todo lo vivido, por los lazos personales establecidos, por los paisajes sobrecogedores que han iluminado mis ojos. Por la Vida.

Muchos libros y blogs me dieron alas para iniciar esta aventura. Ahora era el momento de devolver toda esa inspiración. Gracias a los que han compartido mi viaje a través de este blog.


Sé libre, sé curioso, disfruta el momento .... Vuela!!!

César.



"Un buen viaje no es un viaje sin problemas, sino un viaje con soluciones a los problemas." - Álvaro Neil

"Si lo que quieres es cumplir 100 años, no vivas como vivo yo." - Joaquín Sabina

-"¿Dónde estás?- Aquí. -¿Qué hora es?- Ahora." - El guerrero pacífico.

"Nadie que hable con orgullo de algo, te dirá que fue fácil." - Sabiduría popular.

“Move around, be nomadic, make each day a new horizon.” - Alexander Supertramp


8 comentarios:

  1. Todo eso está bien y lo comparto... Pero claro ahora toca llegar a otra realidad, también supongo pudiste hace eso con dinero, y tal vez tenías un colchón económico en este mundo. Los sueños están bien, y a todos nos gusta, unos lo tienen más fácil y otro no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi entrada hablo sobre Albert Casals. A Albert le fue diagnosticada una leucemia a los 5 años. La quimioterapia le afectó a la musculatura de las piernas que lo dejó en una silla de ruedas.
      Su primer viaje lo realizó a los 15 años. Salió de casa con 20€ en el bolsillo como todo presupuesto. Recorrió varios países. A la vuelta publicó su aventura en su primer libro que publicó con 17 años "El mundo sobre ruedas" (2009).
      Su segundo libro "Sin fronteras" (2011) cuenta otro viaje por varios países. Esta vez la editorial le cubría los billetes de avión, con lo que pudo recorrer varios continentes.
      En su libro dice: "...la razón por la que muchas personas no son felices es que no son libres. Hablo de personas que no tienen ningún gran motivo para ser infelices (y realmente, ¿qué es una gran razón para ser infeliz? ¿Ir en silla de ruedas?)..."

      Eliminar
    2. Es indudable que hace falta un colchón económico para hacer un viaje largo, pero mucho menos que lo que podría parecer. Sin llegar a extremos como el de Albert Casals, se puede viajar sin lujos por ciertos países con muy poco dinero.
      Para ello tienes opciones de alojamiento como CoachSurfing -te permite conocer un lugar junto a su gente-, hostel con dormitorios compartidos -excelente lugar de encuentro de viajeros- o tienda de campaña -carpa- ya sea en camping o en mitad de la naturaleza.
      Con respecto a las comidas, los mercados son lugares que atraen casas de comida muy económicas y un hornillo y caldero no cuesta ni ocupa ni pesa mucho.
      En los desplazamientos se lleva la palma la bici y el autostop. Hay muchos lugares donde este último es muy popular y seguro. He conocido viajeros que, salvo excepciones, solo usan el autostop.

      Como ejemplos concretos te puedo decir que en Polques, al sur de Uyuni, almorcé, cené, dormí y desayune por 30 bolivianos, unos 3 €. Eso sí, no me preguntaron nunca qué quería comer y dormí con mi aislante y saco entre las mesas del restaurante, no había ducha y me tuve que despertar a las 6:30 antes que llegasen los primeros jeeps de turistas que pagan 900 bolivianos por 4 días y no quieren encontrarse a nadie durmiendo junto a ellos al desayunar. Por otro lado, en la súper cara Cusco, habían casas de comida con un menú generoso por 3 soles, unos 0.80€. Por último, en Isla de Pascua, donde te asustan aconsejándote llevar comida desde Santiago porque todo es muy caro, hay un camping en que te dan la carpa y es muy baratito. Además, hay supermercados donde puedes comprar viandas y alquilar una bici para recorrer la isla de la forma mas bonita y económica.

      Por supuesto que hace falta dinero pero, por ejemplo, Álvaro Neil lleva viajando desde el 2004 con un presupuesto medio diario de 3€/día. En mi viaje he conocido chicos que al terminar de estudiar han trabajado menos de un año y han ganado dinero para viajar durante más de un año. En muchos casos depende más de qué países llaman tu curiosidad y de cuántas comodidades estas dispuesto a sacrificar, que de lo abultada que esté tu cartera.

      Eliminar
  2. Hola Cesar, muchas gracias por contarnos tu viaje en este blog. Nos ha servido para viajar un poco contigo y seguirte los pasos....

    Telerines.

    ResponderEliminar
  3. En resumidas cuentas... Enhorabuena... !!!

    ResponderEliminar
  4. Hola César, somos Pablo y Cintia (nos conocimos cuando llegaste a Bariloche, también estábamos viajando en bici). Te venimos siguiendo en este blog. Tu viaje ha sido maravilloso!! Nos gustaron mucho tus relatos. Felicitaciones!! Te mandamos un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un hermoso e inolvidable sueño, eres un campeón, gracias por tus magníficos relatos. Bienvenido, Cé¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. Que emoción leer tus palabras César, sin duda las experiencias de un viaje no se comparan con nada. Me llena de felicidad darme cuenta de que aún existen personas como tu, que privilegian lo esencial por sobre lo material... deseo seas inspiración para muchos otros.

    Un abrazo grande lleno de energía. Soy Kathy, nos conocimos en Coyhaique, Chile, junto a mi pololo Cristian.

    ResponderEliminar